Limón con sal y pimienta: un remedio casero infalible

Limón con sal y pimienta para calmar las náuseas

Las náuseas y vómitos son muy comunes cuando tenemos algún problema digestivo o estomacal. Son muy desagradables, nos hacen sentir débiles y los esfuerzos al vomitar pueden causarnos daños en el esófago.

En la farmacia se venden jarabes para frenar los vómitos. Pero si tienes limón y pimienta en casa lo tienes mucho más fácil y te ahorrarás dinero.

Calienta un vaso de agua hasta que esté templada (no demasiado caliente). Exprime en él el jugo de un limón y añade media cucharadita de pimienta y otra media de sal. Remueve y bebe la mezcla poco a poco, a pequeños sorbos. Te sentirás mejor y notarás que las ganas de vomitar desaparecen.

shares
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad