5 consejos de mindfulness para que el teletrabajo no te queme

Mindfulness para el teletrabajo: aprender a conectar (y a desconectar)

Una de las principales dificultades del teletrabajo consiste en separar bien la jornada laboral de la vida personal. Establecer horarios claros, igual que si estuvieras yendo a tu centro de trabajo, es fundamental para conseguirlo. Asegúrate de empezar a trabajar todos los días a la misma hora. Si no llevas un control, la jornada laboral invadirá todo el tiempo del día.

Aprender a conectar y a desconectar no es tan sencillo como encender o apagar el ordenador. Para mejorar nuestra productividad, concentración y estado de ánimo tenemos que aprender a hacer que sea nuestra mente la que conecte y desconecte del trabajo.

Es lo que en mindfulness se llama atención plena. Y resulta tan sencillo de conseguir como fijarnos en nuestra respiración. Cuando inicies tu jornada laboral y te siente delante del ordenador, respira profundamente varias veces antes de encenderlo. Solo debes darle al botón cuando tu mente ya esté conectada con el trabajo.

Cuando llegue la hora de terminar la jornada, haz lo mismo. Te ayudará a cerrar mentalmente el día de trabajo y a conectar con las actividades de tu vida personal.

shares