¿Qué tipo de metabolismo tengo? Lo que debes saber para adelgazar.

¿Qué tipo de metabolismo tengo? ¿Es importante para adelgazar?

¡Sí! El proceso metabólico es la cualidad que tiene el cuerpo de transformar unas sustancias químicas en otras, de manera que la comida se convierte en energía y nutrientes. Es importante conocer el tipo de metabolismo que tenemos para saber qué dieta nos favorece a la hora de perder peso o ganarlo. ¿Qué tipo de metabolismo tengo? es una pregunta más que frecuente y que puede costarnos resolver.

Aquí te descubrimos los tres tipos de metabolismo que existen y el tipo de dieta que debes seguir para lograr tus objetivos. Además, te contamos cómo puedes acelerar tu proceso metabólico para conseguir resultados antes y mejores.

Metabolismo tipo carbohidrato

Se da en personas que habitualmente no sienten gran apetito. Se debe aumentar la ingesta de verduras y mantener las grasas bajas, por lo que se debe controlar la pasta y el arroz. Las proteínas deben ser siempre acompañantes y guarniciones, hay que evitar que sean la parte principal de las comidas.

De la misma manera conviene reducir la cantidad de sal en las comidas al mínimo posible. El porcentaje más recomendado para personas con este tipo de metabolismo es: 70% de carbohidratos, 20% de proteínas y 10% de grasas -las cuales deben ser de origen vegetal provenientes, por ejemplo, del aguacate-.

Metabolismo tipo protéico

Si sientes que los hidratos no sacian y hambre y tus antojos son más bien salados probablemente tu metabolismo sea protéico. Para encontrar el apetito saciado y obtener energía para todo el día se debe aumentar la ingesta de proteínas y alimentos que contengan vitamina B12. La carne blanca acompañada de una ración de verdura es la opción más nutritiva para personas con este tipo de metabolismo.

Serán los aminoácidos de las proteínas las que se transformarán en energía y la vitamina B12 la que ayudará a que el cuerpo asimile tal cantidad de proteínas. Se recomienda sobretodo consumir una ración de legumbres diaria, ya que aparte de proteína, aportará al cuerpo vitaminas y fibra vegetal. El porcentaje recomendado es: 50% proteínas, 30% grasas buenas y 20% carbohidratos.

Metabolismo tipo mixto

Si sientes un equilibrio entre antojos salados y dulces y sientes que cualquier tipo de comida sacia tu apetito tu metabolismo es mixto. La dieta debe componerse de partes iguales de hidratos y proteínas, sin excesos de ninguno de los dos tipos.

En el caso de que se pretenda iniciar alguna actividad deportiva constante, como entrenamientos diarios en el gimnasio, se deberá aumentar la ingesta de hidratos los días de entreno y los de proteínas los días de descanso. De manera que se aporte energía para los entrenos y los días de descanso se ayudará a los músculos a que crezcan.

¿Cómo podemos acelerar el metabolismo? ¿Cuáles son sus procesos?

Para acelerar el metabolismo lo más conveniente es que el proceso de digestión no se detenga durante el día. Eso significa que en lugar de hacer tres comidas grandes durante el día lo conveniente es hacer cinco o seis pequeñas.

El proceso anabólico se da cuando se ingieren más calorías de las que se queman. Lo provocan las personas que quieren construir músculo o subir de peso. Los hidratos y azúcares que no se hayan quemado durante el día se convertirán en grasa. Las proteínas que no se hayan quemado, por otro lado, se convertirán en músculo o se expulsarán del cuerpo con la orina.

-El proceso metabólico catabólico se da en el caso contrario. Se ingieren menos calorías de las que se queman y, por lo tanto, se queman las grasas del cuerpo. Junto a ellas también se quema músculo, por lo que no se considera una rutina beneficiosa para el cuerpo.

Se recomienda ayunar de vez en cuando y mantener cortos periodos en los que nos encontremos en déficit calórico. Pero no es sano prolongarlo indefinidamente a modo de dieta para bajar de peso.